15 O VLC

  15 de octubre en Valencia de nuevo la gente salió a la calle para expresar de forma pacífica su descontento, rabia e indignación con nuestro sistema económico, político y social. Muchos se sienten al margen de una sociedad en la que sus dirigentes velan más por los intereses minoritarios de grandes corporaciones y de la banca en perjuicio de la gran mayoría de ciudadanos quienes con sus votos legitiman  a los servidores públicos. 
  Es ahora en estos tiempos difíciles, cuando se pone de manifiesto el despilfarro que durante años ha vaciado las arcas públicas, para mayor gloria de aquellos que inauguraban sin control proyectos megalómanos que no solo hacían crecer su popularidad sino que además les llenaba los bolsillos.
  Sabemos que la corrupción se practica en varias de administraciones y que existen conflictos de intereses que acaban perjudicando a los ciudadanos. Los dirigentes han estado demasiado tiempo mirando hacia otro lado, mientras, por poner un ejemplo, las cajas de ahorro aprobaban indemnizaciones escandalosas para sus directivos.
  A mí, particularmente, me revuelve las tripas ver el ir y venir de políticos que acaban como ejecutivos, directivos, consultores o asesores de corporaciones que sus gobiernos privatizaron, de bancos o cajas que sus gobiernos beneficiaron o de empresas a las que sus gobiernos contrataron.
  Me siento engañado y estafado. Nos venden que el motivo de la crisis fueron las hipotecas basura americanas, las subprime ... Cuando lo que en realidad pasa  es que hay una crisis moral y ética que ha hecho enriquecerse a unos pocos y empobrecerse a la mayoría. Pero lo gracioso es que ahora esa mayoría empobrecida es la que ha de hacer frente a esta situación con su esfuerzo y, ¡claro!, con su dinero, mientras se recorta en educación, sanidad y prestaciones sociales.
  Total, que yo estoy indignado, ¿y tú? 
  





















3 comentarios:

rosa dijo...

Yo también.
Seguimos en la edad media, solo que hemos cambiado a los srs. feudales por políticos. Los cuales igualmente se llevan nuestras cosechas para su bienestar, sin importarles que el pueblo pase penurias o muera de hambre.

Kike dijo...

No nos vimos... però noté tu presencia...
:-)

Anónimo dijo...

Enhorabona per l'apunt doncs de manera ben senzilla fas que em senta plenament identificat. No hi ha molt més que el contes, la resta d'interpretacions que sovint tenen a veure amb justificacions sobren. Jo també estic indignat perquè es privatitzen els guanys i es socialitzen les pèrdues. No em sent en absolut responsable del que passa, no sóc una persona perduda en el consumisme, vaig comprar la meua vivenda, el meu pis, pot ser en el pitjor moment però quan jo necessitava i volia comprar-me-la; ara pague una alta hipoteca i em retallen el sou. No m'importaria arrimar el colze amb el meu treball o els meus diners si la crisi hagués estat provocada per una catàstrofe impoderable, però és indignant que m'obliguen pel cinisme, la poca vergonya, la falta d'ètica, la irresponsabilitat... És hora d'exigir que els responsables paguen, responguen de l'abús. Hem de continuar ocupant el carrer.

Una abraçada!