Se finí

Hoy he retirado la exposición y estoy contento porque mis pequeñas, mis queridas y amadas fotografías están de nuevo conmigo. Todas menos una, Reflejo Zen a sido adquirida por Olga, una chica a la que no conozco. 

Han habido muchas visitas anónimas según me han comentado los dueños del restaurante, tanto de clientes como de conocidos míos, así como de viandantes que en su paseo se detenían a curiosear. 

Por lo tanto el balance es totalmente positivo  y me da la energía necesaria para continuar en la brecha fotográfica.








No hay comentarios: